Términos legales

 

Conforme a la Ley Orgánica 15/1999 de 13 de diciembre de Protección de Datos de Carácter Personal, te informamos que, al pulsar el botón de enviar, estás dando tu consentimiento expreso para que tus datos pasen a formar parte de la base de datos del HUESCA AERO CLUB y para que según lo dispuesto en la Ley 34/2002 de 11 de junio, de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio electrónico, te podamos enviar información relacionada con nuestra actividad y  y servicios.

Te comunicamos que si deseas ejercitar los derechos que la Ley te reconoce de acceso, cancelación, rectificación u oposición, lo puedes hacer a través de la dirección de correo electrónico Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Galeria

 Fotos cortesía de la Fototeca de la Diputación Provincial de Huesca.

Historia y origenes

 
El vuelo sin motor es sin duda una de las especialidades deportivas aéreas con más historia de las que han llegado hasta nuestros días. Lejos ya de los primeros vuelos que realizó Otto Lilienthal en 1891, es en 1920 cuando se produce el primer encuentro de planeadores en la Wasserkuppe (Alemania). Aquel acontecimiento es reconocido como el inicio del vuelo sin motor en su faceta deportiva.

En la Alemania derrotada de la I Guerra Mundial el Tratado de Versalles imposibilita el desarrollo de la aviación a motor. Sin embargo, el vuelo sin motor progresa a buen ritmo gracias a los llamados “akaflieg” (Akademische Flieger Korps), grupos de investigación, construcción y experimentación constituidos por aficionados a la sombra de distintas universidades, quienes poco a poco van avanzando en el diseño de planeadores y en las técnicas de vuelo. Inicialmente se despegaba desde las laderas, mediante un sistema de lanzamiento con gomas, buscando estas localizaciones por iniciar el vuelo con un largo planeo asegurado. En 1922 se llega a comprender las ascendencias orográficas producidas por el viento, posibilitando los primeros vuelos de distancia siguiendo los relieves orientados al viento.

En 1926 Max Kegel se acerca una tormenta y es literalmente engullido por ella. Afortunadamente sale ileso de la nube y se lanza viento en cola hasta conseguir un vuelo de 55km de distancia. Se acababa de descubrir las ascendencias convectivas abriendo una nueva vía para continuar avanzando.

Mientras tanto, en nuestro país resulta dificil de decir donde y cuando nace el vuelo sin motor. Miguel Tauler en su “Historia del vuelo sin Motor” habla del “adelantado” José Luis Albarrán Reyes, suboficial piloto de la Aviación Militar Española que ya desde 1922 sigue de lejos la marcha del vuelo sin motor en el mundo. Albarrán parece ser que logró despertar en sus superiores sus mismas inquietudes y logró ser pensionado en 1930 para asistir al curso de piloto en la Wasserkuppe con el fin de aprovechar ese conocimiento para organizar el ya incipiente vuelo sin motor español.
 
A partir de ese mismo año el interés por el vuelo sin motor aparece en muy diversos puntos de nuestro país siempre de la mano de entusiastas individualidades que se unen entre si constituyendo pujantes asociaciones y siempre con la mirada puesta en las noticias de los progresos que se estaban produciendo en Alemania. De esta manera aparecen pequeños grupúsculos en ciudades como Madrid, Barcelona, Valencia, Córdoba, Bilbao, Cuenca, Málaga, Orense, Zaragoza, Alicante, Santander ...o Huesca. De entre todas ellas enseguida cobra especial importancia distintas asociaciones madrileñas que se agrupan, -al igual que en Alemania- en torno a las universidades. Sorpresivamente, sobre todas ellas enseguida emerge el nombre de la ciudad de Huesca.
 
El 16 de junio del año 1931, un grupo de jóvenes oscenses que desde hace ya diez años seguían con interés las noticias que provenían desde Alemania se reunen en la terraza del casino oscense para constituir el Huesca Aero Club. Sus principales entusiastas son entre otros los hermanos Antonio y José María Bescos, Francisco Arnal, José María de Navascues, Mariano Gómez Zamora y José Atarés.
 
 
La nueva asociación adquiere un rudimentario planeador de madera y tela en Alemania con el que inician sus primeros saltos en el recién creado aeródromo de Igriés en agosto de ese mismo año. Al poco tiempo, Luis Más de Gaminde, uno de los comisionados del Ejército del Aire viene a Huesca para apadrinar el nacimiento del Aero Club. El propio capitán Más realiza con aquel aparato el que se tiene como el primer vuelo de la historia del vuelo sin motor oscense al lanzarse mediante gomas desde lo alto de la ladera de Apiés y aterrizando treinta y siete segundos después al pie de aquel pequeño relieve.
 
Desde entonces la joven asociación supo captar el interés de la ciudadanía oscense, sus progresos desde diferentes localizaciones próximas a la ciudad eran seguidas con inusitado interés por muchos ciudadanos. La nueva actividad, gracias también a la contratación de autobuses que llevaban a los aficionados hacia el lugar de lanzamiento elegido, se convirtió enseguida en una original forma de pasar las mañanas de los domingos de manera que la ciudad reconoció desde el primer momento esta actividad como algo suyo. 
 

 En 1934 el Huesca Aeroclub contaba ya con 40 socios. De ellos, 8 pilotos “A”, 6 “B” y 3 “C”. Volaban tres planeadores, un Anfänger, un CYPA, …y el Osca que construyeron ellos mismos. Aquel año, el Huesca Aeroclub patrocinó la “I Semana nacional de Vuelo sin Motor” que se convirtió en la mayor concentración de aficionados que hasta la fecha se había celebrado en nuestro país hasta el punto de que el Diario de Huesca llegó a afirmar que la ciudad había cobrado una animación superior a la de las fiestas de San Lorenzo. La mayor permanencia en el aire la consiguió el piloto “Bruno” con un vuelo de 1 hora y 37’ y 350 metros de altura máxima. Le siguió otro vuelo de José María Bescós con un vuelo de 40 minutos. Ambos vuelos les sirvieron para conseguir sus títulos “C” de vuelo sumando entotal diez horas de vuelo.

 
Aquellos eran los años de una continua sucesión de récords de permanencia en el aire. Quizás el más sonado fue el récord de Valentín Izquierdo que supuso un reconocimiento a nivel nacional para aquel joven oscense que incluso llegó a ser homenajeado en el Círculo de Bellas Artes de Madrid. En 1935, el Huesca Aeroclub terminó el año con 130 socios de los cuales 40 eran asiduos practicantes los días festivos. Por entonces la consecución de los títulos se lograba sin profesor. Los pilotos “C” instruían a los “B” y estos a los “A”. Aunque los resultados técnicos no fueron trascendentales, si lo fue el haber superado los planeadores elementales. En España (en Huesca) ya se volaba a vela, es decir, se había pasado de los simples vuelos planeados a los largos vuelos con ganancia de altura usando las ascendencias con aparatos “veleros” más evolucionados.

Del 5 al 12 de abril de 1936 se celebró en Huesca la “II semana de vuelo sin motor” que superó a la del año anterior y motivó que el Huesca Aero Club hiciese un llamamiento en la prensa local para solicitar la ayuda de los ciudadanos ya que se preveía que los hoteles y casas de huéspedes no serían suficientes para albergar al elevado número de pilotos y simpatizantes inscritos. Es de destacar un vuelo del 8 de abril del piloto “C” José María Bescós con el objetivo de conquistar el record de altura que según contaron consiguió fácilmente debido a las excelentes perfomances del aparato (el “Osca”). Las cifras de la semana no dejan de ser curiosas: 199 vuelos y 12 horas de vuelo. 117 pilotos y alumnos de toda España, 21 planeadores. Entre los logros 3 pilotos “A”, 14 “B” y 7 “C”. La “II semana de vuelo sin motor de Huesca” terminó el 12 de abril de 1936. Es decir, 3 meses y 6 días antes de que todo acabase.
 
 

El velero Osca

 
En la segunda mitad de los años 20, en los albores de lo que posteriormente sería la Escuela de Vuelo sin Motor de Monflorite, hacen sus primeros vuelos un grupo de oscenses. Se constituyen con el nombre de “Huesca Aero Club” y vuelan en cinco localizaciones distintas, todas ellas en los alrededores de la ciudad: Loreto, Castejón, Alerre, las Canteras, …y Alcalá del Obispo/Monflorite.
 
En 1931, las actividades del Huesca Aeroclub despiertan el interés de la autoridad aeronáutica nacional de la época -el Ejército del Aire- , que decide destinar a los profesores Ordovás y Peñafiel para apoyar y dar cobertura “oficial” a las actividades que organizan los asociados del incipiente aeroclub. El año 1932 trajo muchas alegrías hasta nuestra ciudad, fruto de las actividades organizadas por los profesores Ordovás y Peñafiel se expide el que sería primer título de piloto de clase “A” conseguido en España a favor de José María Bescós, presidente del Aeroclub. Poco más tarde y tras la consecución de cinco vuelos de duración superior al minuto se certificaron los títulos de piloto de clase “B” a tres pilotos más: Antonio Bescós, José María Navascués y Mariano López. El vuelo de mayor duración de todos tuvo una duración de 1 minuto y 28 segundos.

  Aparte de ello los socios del aeroclub animados por su presidente y bajo la dirección del “artista-ebanista” Paco Arnal –el mismo que talló la puerta del edificio del Casino- construyeron en un taller de la ciudad un planeador de tipo “Spenlaub”, del nombre del diseñador alemán, al que bautizaron “Osca”.

En atención a tales esfuerzos el Ejército del Aire vuelve a enviar el siguiente año a Huesca a los mismos profesores con un objetivo concreto: Se trataba de que los pilotos elementales del aeroclub obtuvieran los títulos “B” y “C” y al propio tiempo superar la marca de Kunneth, que estaba situada en 16 minutos y 30 segundos.

El 14 de diciembre de 1933, con una temperatura de 12 grados bajo cero, se realizó el primer vuelo del “Osca” lanzado mediante gomas desde la ladera que separa los términos de Monflorite y Alcalá. El vuelo duró 23 minutos. Entre los presentes los hermanos Bescós, el “artista” Paco Arnal, Valentín Izquierdo, Mariano López y algunos más. El piloto fue el profesor Peñafiel y, como siempre en aquella época, el vuelo se realizó apoyándose en la ascendencia orográfica producida por el cierzo contra la ladera.

Los éxitos obtenidos fueron poco a poco calando en la ciudad y en 1934 el Huesca Aeroclub contaba ya con 40 socios. De ellos, 8 pilotos “A”, 6 “B” y 3 “C”. Volaban tres planeadores, un Anfänger, un CYPA, …y el “Osca”. Aquel año, el Huesca Aeroclub patrocinó la “I Semana nacional de Vuelo sin Motor”. La mayor permanencia en el aire la consiguió el piloto “Bruno” con un vuelo de 1 hora y 37’ y 350 metros de altura máxima. Le siguió otro vuelo de José María Bescós con un vuelo de 40 minutos. Ambos vuelos les sirvieron para conseguir sus títulos “C” de vuelo sumando entotal diez horas de vuelo.

En 1935, el Huesca Aeroclub terminó el año con 130 socios de los cuales 40 eran asiduos practicantes los días festivos. Por entonces la consecución de los títulos se lograba sin profesor. Los pilotos “C” instruían a los “B” y estos a los “A”. Aunque los resultados técnicos no fueron trascendentales, si lo fue el haber superado los planeadores elementales. En España (en Huesca) ya se volaba a vela, es decir, se había pasado de los simples vuelos planeados a los largos vuelos con ganancia de altura usando las ascendencias con aparatos “veleros” más evolucionados.

Del 5 al 12 de abril de 1936 se celebró en Huesca la “II semana de vuelo sin motor”. Es de destacar un vuelo del 8 de abril del piloto “C” José María Bescós con el objetivo de conquistar el record de altura que según contaron consiguió fácilmente debido a las excelentes perfomances del aparato (el “Osca”).Las cifras de la semana no dejan de ser curiosas: 199 vuelos y 12 horas de vuelo. 117 pilotos y alumnos de toda España, 21 planeadores. Entre los logros 3 pilotos “A”, 14 “B” y 7 “C” y según se lee en “El Diario de Huesca”: “ La acogida dada por los oscenses fue estupenda; y el alojamiento (hoteles, casas de huéspedes y particulares) muy satisfactorio.” La “II semana de vuelo sin motor de Huesca” terminó el 12 de abril de 1936. Es decir, 3 meses y 6 días antes de que todo acabase.
 
Como resumen de lo acontecido hasta entonces se aprecia que tanto en Alemania como en España el origen y el interés en el desarrollo del vuelo sin motor es fruto de la iniciativa de unos grupos de entusiastas que aparecen en distintos puntos del país sin conexión entre ellos. En Alemania se agrupan en torno a las propias universidades mientras que en España son simples aficionados con un apoyo técnico por parte del propio Estado que les da una cobertura oficial y técnica muy básica.

Es obvio suponer que la contienda civil dio al traste con una actividad que todavía estaba en sus inicios. En Huesca, el “Osca” quedó arrinconado en un almacén de la ciudad y el Huesca Aeroclub pasó a la historia.